domingo, 12 de marzo de 2017

Segunda Guerra Mundial


1.       Los orígenes de la Segunda Guerra Mundial.



1.1 Una guerra sin precedentes.
La Segunda Guerra Mundial, por sus características, marcó un hito trágico en cuanto a utilización de fuerza y recursos, participación y movilización de la población y mortandad. Cerca de ochenta millones de hombres fueron reclutados por sus respectivos ejércitos, mientras que las mujeres debieron ingresar masivamente a trabajar en las industrias armamentistas.

Las economías de los países que participaron del conflicto debieron ser transformadas en economías de guerra, en las que el Estado tomó el control y planificó no solo la producción, sino toda la economía del país. Los esfuerzos productivos, llevados a cabo por una población civil mayoritariamente femenina, se enfocaron hacia el autoabastecimiento y la producción de materiales y maquinaria de guerra. En definitiva, nunca antes se había movilizado una cantidad similar de recursos humanos y económicos con la sola y fundamental tarea de la defensa y destrucción. En ese sentido, una guerra masiva, como la Segunda Guerra Mundial, exigía una producción masiva.

El costo de este sistema sobre la población de los países participantes en el conflicto fue enorme: poco después de iniciada la guerra comenzaron los racionamientos de comida y bienes de consumo, pues la mayor parte de la producción debía ser puesta al servicio de las tropas. Las fábricas que antes producían automóviles, pasaron a fabricar tanques, y las cosechas agrícolas fueron destinadas, primero, al abastecimiento de los soldados, y luego, a la población civil.

Por otra parte, durante esta guerra se hizo común el bombardeo indiscriminado de ciudades, acabando con la vida de millones de civiles. Todas las fuerzas en conflicto consideraron a la población civil como objetivos militares, lo que aumentó sustancialmente la cantidad de víctimas no combatientes en comparación con guerras anteriores.

La situación de los bombardeos aéreos provocó que la población civil tuviera que permanecer largas jornadas en los refugios antiaéreos, en los cuales la claustrofobia, el hacinamiento y la falta de alimento eran lo más común.

Por último, la Segunda Guerra Mundial logró importantes hitos en lo que a avances científicos y tecnológicos se refiere. Este conflicto necesitó y promovió la alta tecnología. La invención del radar, instrumento de localización de artefactos a distancia, y el desarrollo de unidades mecanizadas –como el tanque–, marcaron una importante diferencia respecto de las guerras anteriores. Un ejemplo de ello fueron las unidades blindadas alemanas que protagonizaron una nueva y exitosa estrategia de guerra: la Blitzkrieg o guerra relámpago.

Asimismo, el desarrollo de la energía atómica con fines bélicos abrió la posibilidad de su utilización en otras áreas, como en la generación de electricidad. El gran avance de la industria de la aviación, por su parte, explica, en gran medida, el desarrollo de los vuelos comerciales después de la guerra, en los que se contaba con mayor autonomía de vuelo, es decir, eran capaces de recorrer mayores distancias sin recargar combustible. La medicina se vio beneficiada por las condiciones límites con las que debió lidiar, inventándose nuevos instrumentos y métodos más efectivos, tales como la anestesia local y general.

Actividad: Subraya de cada párrafo la idea más importante.
-          Describe el rol de las mujeres durante la Segunda Guerra Mundial.
-          ¿Cuál es el rol del Estado durante la economía de guerra? ¿Qué dificultades generó la economía de guerra en la población civil?
-          ¿Por qué este conflicto provocó un número tan elevado de muertes civiles?
-          Elabora una lista con los avances científicos y tecnológicos que se emplearon durante la guerra.



Evaluación. Búsqueda de información ___ jerarquización de ideas ____ comprensión lectora ____

Glosario:
Autoabastecimiento: producir todos los bienes necesarios con medios propios.
 “Guerra relámpago”: Táctica alemana que requería de la concentración de armas ofensivas (tales como tanques, aviones y artillería) en un frente angosto. Estas fuerzas lograban abrir una brecha en las defensas enemigas y permitían que las divisiones de tanques armados penetraran rápidamente el territorio produciendo un  rápido triunfo.
Hito: hecho clave y fundamental de la Historia
Población civil: población no militar.
Racionamiento: distribuir en forma ordenada un producto escaso.


1.2 El camino hacia la guerra



Avanzados los años treinta del siglo XX, la Alemania totalitaria de Hitler se transformó en la mayor amenaza para la paz del continente. Ya no se trataba de la nación devastada por la crisis de 1929 y derrotada en la Primera Guerra Mundial. En ese  momento, Alemania podía desafiar a cualquier Estado del mundo y así lo hizo desde 1935.

Mientras Mussolini comenzaba su invasión a Etiopía, en África, Hitler reincorporó a sus territorios el Sarre, región que desde 1918 estaba en mano de franceses. Inmediatamente después y desafiando abiertamente las disposiciones del Tratado de Versalles, el líder alemán manifestó su interés de volver a conformar un Ejército de grandes proporciones para Alemania.  Tras la ocupación militar de la Renania, vasta zona al otro lado de la frontera oeste de Alemania, este país decidió su intervención en la Guerra Civil española en apoyo del bando nacional. La colaboración italiana en este mismo conflicto terminó por consolidar la alianza entre ambas naciones, conformándose así el eje Roma-Berlín en octubre de 1936. Solo un mes después, Hitler firmaba con Japón el pacto Antikomintern contra la Unión Soviética, al cual se adherirían Italia y España un año más tarde.

Mientras esto acontecía, las potencias europeas, Inglaterra y Francia, con el fin de evitar a como dé lugar una nueva guerra, adoptaron una política pacífica y de apaciguamiento. Así, el año 1938, ante la inalterable pasividad de estas dos naciones, la Alemania nazi entró en Austria y ocupó el país sin mayor esfuerzo. El paso siguiente fue Checoslovaquia. La región de los Sudetes, en la cual habitaban tres millones de alemanes, deslindaba con el país germano. Con la aprobación inglesa y francesa, Alemania ocupó esta zona; sin embargo, en marzo de 1939 Hitler ordenó aumentar sus territorios en Checoslovaquia.

En abril de 1939, Mussolini invadió Albania y, en mayo, Hitler se decidió a estrechar aún más los lazos con su par italiano, firmándose así el pacto de Acero. En agosto, y ante la incredulidad del mundo entero, Alemania se dispuso a firmar un contradictorio acuerdo con (Stalin) la Unión Soviética: mediante el pacto germano-soviético de no agresión, nazis y soviéticos se comprometían a no cometer ningún tipo de ataque el uno contra el otro y, de paso, secretamente, ambas potencias se repartían el territorio de Polonia.
Las acciones de Hitler ya eran vistas con preocupación por los gobiernos de Inglaterra y Francia. Después de la seguidilla de atropellos por parte de los nazis, las potencias democráticas de Europa decidieron poner fin al avance alemán. Así, en agosto de 1939, ingleses, franceses y polacos firmaron un pacto mediante el cual los dos primeros se comprometían a defender militarmente a Polonia en caso de sufrir un ataque alemán.
Sin embargo, Hitler estaba decidido a llevar a cabo su plan. Sin atemorizarse por las amenazas de Francia e Inglaterra, el ejército alemán invadió Polonia el 1 de septiembre de 1939. Dos días después, franceses e ingleses le declararon la guerra a Hitler, iniciándose así la Segunda Guerra Mundial.

Actividad:
Ordena cronológicamente los hechos liderados por Alemania hasta el 1 de setiembre de 1939.
¿Por qué Francia e Inglaterra fueron tan pasivos ante la actitud de Hitler (Alemania)?
¿Qué beneficio obtenía la Unión Soviética con la firma del tratado con Alemania?


Análisis de documento: ULTIMÁTUM DE FRANCIA A ALEMANIA (Doc. 1)

“No habiendo recibido el 3 de septiembre a las 12 horas del mediodía, ninguna respuesta satisfactoria del gobierno del Reich al escrito que entregué a V.E. el 1 de septiembre, a las 22 horas, tengo el honor de comunicarle, por encargo de mi gobierno, lo siguiente:
El gobierno de la República Francesa considera su deber recordar, por última vez, la grave responsabilidad que ha tomado sobre sí el gobierno del Reich al haber abierto las hostilidades contra Polonia sin declaración de guerra y no haber aceptado la proposición de los gobiernos de la República Francesa y de Su Majestad británica de suspender toda acción de ataque contra Polonia y declararse dispuesto a una retirada inmediata de sus tropas de territorio polaco. El gobierno de la República tiene por ello el honor de poner en conocimiento del gobierno del Reich que se ve obligado desde hoy 3 de septiembre, a las 17 horas, a cumplir las obligaciones contraídas por Francia con Polonia en el Tratado Franco-Polaco y que el gobierno alemán conoce”.

Robert Coulondre, embajador de Francia en Berlín, 1939. El ultimátum francés a Alemania 3 de septiembre de 1939.


Evaluación: Cronología ____ Búsqueda de información____ análisis de documento ____




2.       El avance alemán sobre Europa
Una vez iniciada la guerra, con la invasión de Polonia por parte de Alemania en 1939, Stalin procedió a hacer efectivo el protocolo secreto firmado con esta última nación. Así, a mediados de septiembre, el Ejército Rojo soviético ocupó la mitad polaca que le correspondía. Con esto se evidenciaba una vez más que la Unión Soviética no apoyaría militarmente a las potencias democráticas europeas, sino que respetaría el compromiso de no agresión con los germanos.
Luego de la derrota de Polonia y tras cinco meses de aparente tranquilidad, los nazis volvieron a las acciones bélicas. Esta vez, ocupando Dinamarca y Noruega, con el fin de asegurarse el abastecimiento de hierro, producto vital para la industria de armamentos. Mientras tanto, la Unión Soviética continuó paulatinamente su expansión, invadiendo Estonia, Lituania y Letonia, para luego irrumpir en Finlandia.
En tanto, la guerra en el frente occidental comenzó con el ataque alemán a
Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Francia en 1940. Sin encontrar mayor resistencia, los alemanes ocuparon estas naciones en solo unos días. De forma impresionante, Francia fue derrotada en unas pocas semanas, gracias a la efectividad de la guerra relámpago alemana. En junio, las divisiones germanas ya habían ocupado París. A partir de entonces, la reducida resistencia francesa, al mando del general De Gaulle, coordinaría sus acciones desde Londres, Inglaterra.
La ocupación de Francia dejó a los ingleses prácticamente solos frente a Alemania. En definitiva, eran ellos los únicos que poseían un poderío militar capaz de detener el veloz avance del ejército alemán. Así, incentivado por la gran personalidad de su nuevo primer ministro, Winston Churchill, el gobierno inglés desestimó las ofertas de paz por parte de Hitler y se propuso continuar la lucha con los nazis hasta alcanzar la victoria.
La Batalla de Inglaterra, como se conoció a una serie de operaciones desarrolladas en dicho país, se inició en julio de 1940 y se prolongó por cuatro meses. La táctica alemana consistió a realizar un fuerte bombardeo aéreo sobre puntos estratégicos ingleses, como bases de su fuerza aérea.
Sin embargo, ante la defensa puesta por Inglaterra, Hitler reorientó los ataques hacia las ciudades, causando enormes pérdidas materiales y la muerte de miles de civiles inocentes. Aún así, el líder nazi no logró doblegar la mano de Churchill y ninguna de las dos naciones fue capaz de alcanzar el triunfo.
El fracaso del plan alemán en Inglaterra produjo un cambio en los planes de Hitler. Ante la imperiosa necesidad de continuar los avances expansionistas antes de la llegada del crudo invierno europeo, Alemania optó por dejar en punto muerto la guerra en tierras inglesas y, en cambio, continuarla en el sur europeo. El fracaso de los italianos en su invasión a Grecia obligó a Hitler a intervenir en aquella zona. Así, entre abril y junio de 1941, la resistencia griega fue finalmente superada por las fuerzas del Eje, dándose por conquistados todos los objetivos nazis en Europa, con la sola excepción de Inglaterra.

Análisis de documentos: LOS OBJETIVOS DE CHURCHILL (Doc. 2)

“Tenemos ante nosotros una dura prueba, de las más dolorosas. Nos esperan muchos, muchísimos meses de combates y sufrimientos. Me preguntan: ‘¿Cuál es nuestra política?’ Y yo les digo: ‘Combatir por mar, por tierra y por aire, con toda nuestra voluntad y con toda la fuerza que nos dé Dios; combatir contra una tiranía monstruosa, jamás superada en el catálogo oscuro y lamentable de crímenes humanos. Esa es nuestra política’. Me preguntan: ‘¿Cuál es nuestro objetivo?’ Puedo responder con una sola palabra:
‘La victoria, la victoria a toda costa, la victoria a pesar del terror; la victoria, por largo y difícil que sea el camino; porque sin victoria no hay supervivencia’”.
Winston Churchill, Guerra, 3 de septiembre de 1939, Londres.

Cazas alemanes bombardeando ciudades inglesas

2.1 La guerra adquiere dimensión mundial
  Caricatura pacto germano- soviético.

“Perdóname compañero pero es una gran oportunidad”

El frente africano
La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto que, si bien tuvo su raíz principal en Europa, pronto se extendió a todo el mundo. Ya en junio de 1940, Italia inició las hostilidades en las zonas de los Balcanes y en el norte de África, debido al interés de Mussolini por esas zonas. Sin embargo, el ejército italiano no fue capaz de superar la resistencia griega ni la de los ingleses, por lo que Hitler se vio en la necesidad de apoyar a su aliado.
A poco andar, las tropas alemanas destinadas al frente africano y lideradas por el mariscal Erwin Rommel revirtieron la situación. Sus hábiles tácticas lograron sucesivos triunfos, ampliando así los territorios dominados por el Eje. Los África Korps, como se les conoció, recuperaron las posesiones italianas en Libia y lograron importantes conquistas en la zona.



La operación Barbarroja
El 22 de junio de 1941, Alemania para sorpresa de todos, rompió, el famoso pacto de no agresión firmado con la Unión Soviética. La guerra relámpago, iniciada por el ejército alemán contra este gigantesco Estado, echó por tierra los planes de Stalin de mantenerse al margen del conflicto. Desde entonces, la guerra tomó otras dimensiones y forzó a una nueva e inédita alianza entre comunistas soviéticos y las democracias europeas contra el enemigo común: el fascismo.


Hitler anhelaba obtener su “espacio  vital”, y la zona occidental de la Unión Soviética le entregaba dos productos de gran relevancia: cereales y petróleo, los cuales ayudarían a mantener la supervivencia de su población y economía.
En un principio, las tropas alemanas lograron avanzar aceleradamente por tres frentes, producto de la desorganización al interior del Ejército Rojo debido a lo sorpresivo del ataque. Sin embargo, a medida que el frío invierno ruso se fue apropiando del clima, los alemanes vieron mermadas sus fuerzas y su capacidad ofensiva. Esto, sumado a la estrategia de “tierra quemada” utilizada por los rusos para combatir a los alemanes, provocó el estancamiento de los avances germanos, justo antes de su entrada a ciudades tan emblemáticas como Leningrado (actual San Petersburgo) y Moscú.

El ataque japonés a Pearl Harbor

Pocos meses después de iniciada la ofensiva alemana en tierras soviéticas, los japoneses lanzaron un aún más sorpresivo ataque. El 7 de diciembre de 1941, la fuerza aérea japonesa destruyó, casi en su totalidad, la base naval estadounidense de Pearl Harbor, ubicada en Hawai. Se trataba del primer paso para luego iniciar la conquista de toda la zona del Pacífico.
La inmediata declaración de guerra de Estados Unidos a la nación japonesa provocó, a su vez, que tanto Hitler como Mussolini le declararan la guerra a Estados Unidos, en virtud del pacto que un año antes había conformado el eje Berlín-Roma-Tokio. Desde entonces, el bando de los aliados quedó completamente configurado, e integrado por Inglaterra, Francia, la Unión Soviética y Estados Unidos. Se trataba de un gran frente destinado a impedir la creación de un imperio nazi en Europa, uno fascista en el Mediterráneo, y otro nipón en Asia.

3.       El fin de la Segunda Guerra Mundial

Hasta mediados de 1942, el Eje triunfaba por sobre los aliados. Tanto Alemania como Japón habían obtenido importantes victorias en sus respectivos frentes de ataque. Con gran parte de Europa, el norte de África y el oeste ruso en su poder, Hitler se perfilaba como el gran vencedor del conflicto bélico más grande conocido por la humanidad. Por su parte, Japón configuraba su imperio gracias a sus  exitosas incursiones en diversos sectores de Asia y Oceanía como Tailandia, Malasia, Birmania, la zona costera de China, Indonesia, Filipinas, Guam, las islas Salomón y Nueva Guinea. Sin embargo, ya hacia fines del mismo año, una serie de derrotas emblemáticas del Eje anunciaron el declive de su fuerza expansiva, que se prolongaría hasta el final del conflicto.

3.1 Retroceso y derrota del fascismo
En octubre de 1942, el ejército alemán sufriría su primera derrota. En El Alamein situado en África, las tropas germanas, dirigidas por Erwin Rommel, no fueron capaces de contener un contraataque de los aliados, lo cual marcó el inicio del retroceso alemán en este continente. Un año más tarde, tropas alemanas e italianas se encontraron en Túnez completamente acorralados por ingleses y norteamericanos, viéndose obligadas a evacuar la zona. Con el triunfo en África, los aliados tenían el camino para ingresar a
Europa desde la isla italiana de Sicilia.
La invasión de la isla italiana de Sicilia y, posteriormente de la Italia continental, comenzó en julio de 1943. Los aliados fueron ganando terreno rápidamente, lo cual provocó que en Italia, Mussolini fuese destituido por el rey Víctor Manuel III y la consiguiente rendición de esta nación. Desde entonces, este Estado pasaría a formar parte del bando de los aliados, siendo Roma liberada en junio de 1944, a pesar de que Alemania prolongó la resistencia en Italia. En abril de 1945, toda la península se encontraba en manos aliadas.
Un segundo punto de inflexión de la guerra ocurrió en la Unión Soviética.
En agosto de 1942, todos los esfuerzos alemanes se orientaron a la toma de la ciudad rusa de Stalingrado. Tras meses de encarnizada lucha, los soviéticos iniciaron una contraofensiva que culminó con el cerco y la posterior rendición de veintidós divisiones militares alemanas. Esta batalla  soviética y probablemente fue una de las más sangrientas de la historia, producto de los millones de muertos.
La definitiva derrota del nazismo alemán comenzó con el desembarco aliado en Normandía. El 6 de junio de 1944, conocido como el “Día D”, miles de soldados ingleses y norteamericanos desembarcaron en las costas del noroeste de Francia, iniciándose así la recuperación de territorios de la
Europa Occidental. El éxito de la operación permitió que París fuera liberada en agosto de ese mismo año.
Hitler comenzó a verse acorralado, ya que al mismo tiempo, en el frente oriental, los avances del Ejército Rojo fueron aún más intensos. Los soviéticos invadieron el corazón de Alemania, Berlín, en abril de 1945, ocasionando el suicidio de Hitler y su esposa, y la posterior rendición germana el 8 de mayo de 1945. Con ello, después de años de sangrienta lucha, terminaba la guerra en Europa.

3.2 Rendición japonesa y fin de la guerra
Las acciones en el Pacífico y el Sudeste asiático siguieron un curso similar al de Europa a partir de la derrota japonesa en la batalla de Midway, en junio de 1942. Desde entonces las derrotas japonesas se sucedieron una y otra vez, sin que por ello su espíritu de lucha se viera disminuido.
Ante ello, el presidente estadounidense Harry Truman decidió hacer uso del elemento más destructivo hasta entonces creado por el ser humano: la bomba atómica. El 6 de agosto de 1945 se lanzó la primera en la ciudad japonesa de Hiroshima. Tres días después, se lanzó una segunda bomba sobre Nagasaki, provocando finalmente la rendición de Japón y la firma de la paz el 2 de septiembre de 1945. La Segunda Guerra Mundial había llegado a su fin.

Evaluación:
Análisis de documento escrito _____
Análisis y decodificación de imagen ____
Autoevaluación de lo aprendido _____

miércoles, 30 de marzo de 2016

Capitalismo Industrial. Segunda fase de la Revolución Industrial




    Desarrollo del capitalismo industrial                         

La segunda Revolución Industrial, desarrollada a partir de la década de 1870, tuvo efectos de gran importancia en la expansión del capitalismo. La industria textil y siderúrgica, fue seguida de una gran diversificación industrial que trajo consigo la incorporación de nuevas fuentes de energía, como la electricidad y el petróleo. Las industrias más características de esta segunda etapa fueron: la química, la automotriz, la armamentista, y la industria electrónica, que alcanzó mayor desarrollo al entrar el siglo XX, con la incorporación de electrodomésticos y la radiofonía.

Por otro lado, Inglaterra dejó de sustentar el monopolio de la industrialización, ya que Alemania y Estados Unidos se perfilaban como los centros de gran protagonismo en las nuevas industrias; la primera, con gran desarrollo de la industria química, y el segundo, de la industria automotriz. En 1920, la manufactura de
automóviles en Estados Unidos llegó a convertirse en la industria de mayor tamaño del país.

Las nuevas industrias generaban la creación de otras, destinadas a abastecer de insumos a las anteriores, o a satisfacer nuevas necesidades surgidas de ellas. Ejemplo: junto con la industria automotriz se precisaba la construcción de carreteras, gasolineras, etc. Surgía así una larga cadena de producción de bienes relacionados.El desarrollo tecnológico y los sistemas de trabajo aplicados a la industria, como el taylorismo, permitieron producir en grandes cantidades, abaratar costos, y acceder a un mayor número de consumidores, dando origen a la producción en masa.
Henry Ford (1863-1947), industrial norteamericano, pionero de la industria del automóvil, fundó en 1903 la Ford Motor Company, en la cual aplicó muchas de sus ideas, basadas en la obra de Taylor, y que recibieron, posteriormente, el nombre de fordismo. Sus elementos más característicos fueron: la línea de
montaje, la producción en serie y la estandarización de las piezas o partes de un producto
. Otros aspectos de sus ideas fueron el principio de la participación en los beneficios de todo el personal y un sistema de ventas a crédito que permitía a todos sus trabajadores poseer un automóvil.


Henry Ford




Quizás la frase más recordada de Ford sea aquella de: “El obrero es el mercado”.
 


 Responde: ¿Qué quiso decir Henry Ford con esa expresión?






FORDISMO Y TAYLORISMO
Sistema de trabajo orientado a la producción en serie.
Consiste en una cadena de producción, en la cual cada trabajador realiza una tarea concreta al interior de ella. Con esto pretendía eliminar movimientos inútiles de la mano de obra y rentabilizar mejor su trabajo.



                                            
"Tiempos modernos" Charles Chaplin. Obra maestra del cine que ilustra el trabajo dentro de las fábricas americanas a comienzos de siglo XX.





Otra industria que tuvo rápido crecimiento y expansión fue la eléctrica. En la década de 1920, dos tercios de los hogares norteamericanos contaban con electricidad.
En Europa, debido a los efectos de la guerra, el proceso fue más lento, pero también produjo un gran impacto y efectos en la industrialización. De forma paralela a la expansión de la electricidad se desarrolla la industria de electrodomésticos: lavadoras, refrigeradores, etc., los cuales, paulatinamente ayudarían a
mejorar el confort de los sectores altos y medios de la sociedad, y a liberar tiempo a las mujeres
para poder dedicarlo a otras actividades.

En los comienzos del siglo XX, surgieron otras industrias, las cuales, con el correr de los años, alcanzarían mayor trascendencia y se convertirían en una importante fuente de transmisión cultural; nos estamos refiriendo al fonógrafo, la radio y el cine.
La nueva industria de comienzos de siglo, se aplicó a los transportes urbanos dentro de las ciudades e interprovinciales: aparecen los primeros camiones y autobuses que empiezan a competir con el ferrocarril. Por otro lado, la electricidad no solo da mayor confort a los hogares y ayuda al desarrollo industrial, sino
que permitió iluminar las ciudades en crecimiento, y la utilización de nuevos medios de transporte: tranvías y trenes subterráneos o metro. La construcción de aeroplanos comienza a abrirse espacio, como un indicio de lo que sería, en el transcurso del siglo, la industria aeronáutica.
Los transportes marítimos tuvieron un gran desarrollo, con la aplicación de la energía a vapor y más tarde a partir de energías derivadas del petróleo, trasladaron millones de personas y mercancías entre los distintos continentes. El barco constituyó, antes de la masificación de la aeronáutica, el medio de transporte que
permitió la interconectividad mundial.
El desarrollo de los transportes permitió trasladar productos con mayor seguridad, a más bajos precios, y a distancias más largas, otro elemento que favoreció la  industrialización y el comercio tanto nacional como internacional en los albores del nuevo siglo.

SIGUE EL ENLACE: http://www.zigzag.cl/hipertextos/historia1m/unidades/unidad1/cap1/evaluaciontema1.html

                  
  Publicidades y mujeres



ANÁLISIS DE SIGNIFICADOS DE PUBLICIDAD GRÁFICA

Después de conocer el contexto y describir los aspectos técnicos, viene la parte más compleja que  consiste en encontrar la esencia del anuncio, lo que intenta trasmitirnos. Para ello puede ayudarnos tener en cuenta determinados aspectos:
• ¿A quién va dirigido el anuncio?
• ¿Qué idea intenta trasmitir y cual trasmite?
• ¿Cuales son los valores que muestra?
• ¿Cómo apoya el aspecto visual a la trasmisión del mensaje?
• ¿Apela a lo emocional o es descriptivo?
• ¿Qué aspectos subliminales esconde?